sábado, 9 de marzo de 2013

EL CAMINAR DE MARIA

Anonadada, en fuego de puro amor
contemplabas aun adolescente
al bebé, que por obra y gracia
del Espíritu Santo habías concebido
meciendo la cuna dulcemente.

El niño fue creciendo
en edad y sabiduría
tú lo cuidabas, mimabas, consentías,
atendiendo a José en la carpintería
dedicándote afanosa a los dos
y al  hogar, noche y día.

Fuiste lámpara encendida
sin saber lo que te esperaba,
tu Hijo Jesús, iba a ser crucificado
para a la humanidad salvar
y que tú, en la Dolorosa
te ibas a transformar.

Mas, El resucitó...
tu vida volvió a cambiar
José ya no estaba
quedaste al pie de la Cruz
al cuidado del Discípulo Amado
porque así lo decidió Jesús.

Haciéndote para siempre
madre del peregrino
de todos los vivientes
Reina y Madre de la Iglesia
de todo discípulo en camino.

Ma.Etelvina Gimenez

Homenaje a todas las mujeres, de la Mujer por excelencia!

1 comentario:

  1. Dedicado a todas las mujeres que visitan el blog.

    ETEL

    ResponderEliminar